Las 5 ventajas para automatizar los procesos industriales

Inser Robótica se alía con la china Youngsun para distribuir máquinas automáticas de packaging
25/03/2020
Inser Robótica desarrolla cuatro sistemas de paletizado automático para Bodegas Fundador
08/04/2020

Las 5 ventajas para automatizar los procesos industriales

Hace tiempo que la automatización de procesos industriales pasó de ser una opción a convertirse en una necesidad para muchas empresas inmersas en procesos de mejora de su competitividad. Gracias a los avances tecnológicos la automatización industrial ha dejado de ser algo exclusivo de los grandes sectores como la distribución o la automoción y se ha extendido a la mayoría de los procesos productivos con unos costes cada vez menores y un retorno de la inversión más positivo. Herramientas como la inteligencia artificial y el machine learning han contribuido a que la automatización empiece a abarcar procesos más complejos de toma de decisiones, por ejemplo, en la generación de cotizaciones de seguros médicos, o en la gestión integral de la producción de una empresa a través del análisis de las predicciones de pedidos.

Por eso este concepto se ha ampliado durante los últimos años y hoy en día automatización significa convertir las tareas que se realizaban manualmente en procesos ejecutados por máquinas con diferentes niveles de autonomía. Este proceso lleva aparejadas, entre otras cinco grandes ventajas para la mayoría de las empresas, como son:

  • Un incremento de la productividad. Uno de los beneficios que ofrecen los equipos automatizados es su capacidad de trabajar a gran velocidad, y este hecho se traduce en una mejora de la productividad. Además, la digitalización asociada a la automatización permite programar las tareas de mantenimiento antes de que se produzcan fallos o disminuya la calidad del producto final, evitando así paradas de producción no programadas.
  • Aumenta la seguridad laboral. La automatización y control industrial de determinados procesos considerados de riesgo evitan la participación directa del ser humano en actividades peligrosas e incrementa la seguridad laboral. Junto a ello, el despliegue de sistemas de sensórica en dispositivos como los vehículos autónomos o en maquinarias que realizan tareas de riesgo favorece la convivencia en planta del ser humano y la máquina, y eso se traduce en un mayor control tanto de la producción como de la calidad del producto final.
  • Se incrementa la eficiencia. La eficiencia es una de las claves de la competitividad y por esa razón las empresas dedican muchos esfuerzos a conseguir la máxima eficiencia en cada uno de sus procesos. En el ámbito productivo, la automatización contribuye a reducir los tiempos de inactividad y a mejorar la eficiencia y la competitividad.
  • Disminuyen los costes de producción. La progresiva implantación de la llamada Industria 4.0 ha conseguido estandarizar y abaratar la producción de maquinaria y democratizar su despliegue industrial, especialmente en pequeñas y medianas empresas. Este hecho, sumado a unos costes de mantenimiento bajos, ofrece como resultado una reducción de los costes de producción y un ROI más positivo.
  • Incremento en la calidad del proceso. La última gran ventaja de la automatización de procesos industriales es el incremento de la calidad del proceso. Sectores críticos como el aeronáutico fabrican la mayor parte de sus componentes en sistemas automatizados bajo los más estrictos estándares de precisión, calidad y seguridad.

 

 

A pesar de estas ventajas, existen también inconvenientes que pueden desaconsejar la automatización de determinados ámbitos de la producción y que tienen que ver, por un lado, con el incremento de los costes fijos, y por otro, con la menor flexibilidad de los recursos en comparación con otros modelos de contratación temporal. Por eso, antes de implementar la automatización, la empresa debe analizar si es la medida más adecuada para aumentar su eficiencia y rentabilidad, y, una vez tomada la decisión, tener en cuenta tres aspectos fundamentales:

  1. Qué proceso automatizar. La empresa debe identificar qué ámbito quiere mejorar para definir los objetivos e implicar a las personas necesarias.
  2. Analizar de forma exhaustiva el punto de partida. La empresa debe aportar a la firma encargada de la automatización todos los datos sobre la producción manual, desde el detalle del producto hasta características como temperatura y humedad en las que se desarrolla la producción para asegurar una correcta implementación de la nueva solución.
  3. Elegir al personal más adecuado. Se debe seleccionar a las personas que se encargarán del manejo de la nueva línea automatizada porque, aunque algunas máquinas no precisan experiencia previa, otras requieren una formación específica para mantener en funcionamiento el sistema, e incluso para mejorar su rendimiento futuro.
 
 
Con la nueva solución ya implementada, su disponibilidad y eficiencia dependerán del grado de formación del personal asignado y de las tareas de mantenimiento que desarrolle el proveedor de la maquinaria. En el caso de las soluciones automatizadas de gran precisión, estas labores deben complementarse con una medición y calibración periódicas, y, en el caso de las de packaging, con una monitorización general del proceso en el que se controla cada detalle de la producción.

¿Estas pensando en automatizar tus procesos industriales de final de línea? En Inser Robótica somos especialistas en el diseño y la integración de soluciones automatizadas de final de línea en el sector alimentario y de bienes de consumo no duraderos, y lo hacemos de forma personalizada en función de las necesidades de tu empresa. ¡Estamos a tu disposición!
 
cta